Del «rebrotito» la nueva canción del verano

Tiempos de quasi fin de pandemia, bajo la nueva canción del verano: “el Rebrotito” de Georgie Dann. Rebrotito que de momento se ha llevado de calle, además de la salud de unos cuantos, la libertad de más de 200.000 personas en la zona del Segriá y 70.000 en Galicia.

Y lo que te rondaré morena, porque por mucho que nos parezca se junta el hambre con la hora de almorzar, el virus es traicionero y nosotros algo irresponsables. Así en cuanto que nos dan un poquito de suelta, nos olvidamos de los sanitarios, del Duo Dinámico, del vecino del quinto que enterró a sus padres sin verlos o de la Pepa que con apenas 34 años, se tiró casi un mes en la UVI, boca abajo y entubada.

Por tanto la esperanza debe pasar por la ciencia. Ciencia que en tema de tratamientos también parece que pasa, al menos de la hidroxicloroquina a la dexametasona, para luego pasar al Redemsivir y de ahí al Aplidín. Veremos en que acaba esta carrera, que junto con la de la vacuna está dispuesta a llevarse de calle gran parte del presupuesto sanitario de los países más avanzados.

Y vayamos a la vacuna que parece el auténtico elixir de la eterna juventud, cada día nos dan un dato de que no se donde han probado en humanos, no se donde han avanzado hasta no se cuando, que en no se donde van a compartir la info, etc.

Foto de Morning Brew en Unsplash
Foto de Morning Brew en Unsplash

Sin embargo la opinión de este pobre Padawan, no es tan optimista como la de los medios que nos cuentan todos esos “no se dondes” y “no se cuandos”.

Primero todos damos por hecho que la vacuna estar estará. Eso esperemos, pero la vacuna del SIDA iba a estar en no menos de cinco años a mediados de los 80 y seguimos sin ella. Pero es que aunque estar esté, hemos de ser conscientes de que estará probada y testada para estar operativa como pronto en el mes de enero o febrero.

¿Y a partir de ahí que?

Pues a partir de ahí, hay que liarse a fabricarla a gran escala, distribuirla y administrarla. O mucho me equivoco o desde que esté dos o tres años no nos lo quita ni el Tato. Porque no nos engañemos, alguien tiene alguna duda de que cuando esté la vacuna, llegará una gran país (tipo USA con el «América First» de Trump), soltará la morterada y los primeros serán ellos  y luego si queda algo, los demás. Primero yo, después yo, luego yo y si quedan unas migajas, para mí también.

Pero es que cuando la tengamos aquí, alguien imagina el tiempo que puede llevar coordinar todos los centros de salud, para que nos hagan un PCR a todos y que luego en función del resultado nos vacunen.

En fin, a mi me queda un consuelo y es que sí dentro de los efectos secundarios que pudiera tener la vacuna, está la alopecia, eso que llevo ganado.

Y tu ¿qué opinas? ¿te apuestas un café a que esto será poco más o menos así? ¿ganará USA la carrera a China? ¿Conseguirá la vacuna otro país antes? ¿Tendrán razón Miguel Bosé y mi amigo Alvarito? ¿Ganará el Atlético por fin su Champions?

Solo daré respuesta a la última pregunta, que es la que tengo clara, que ganará la orejona uno de los dos entrenadores que se enfrentan en dicha competición y que se peinan como yo (por tanto no temen los efectos secundarios de la vacuna) ¿te apuestas otro café?

Mientras tanto mascarilla, gel, prudencia, cabeza sin pelo y que la fuerza nos acompañe.