Del Deporte no es salud.

Viernes 8 de junio un grupo de seis personas entra a realizar  una visita especial a la Mole Antonelliana. La importancia de esas seis personas es tal, que el principal emblema arquitectónico turinés se ha  cerrado para el turismo “por labores de mantenimiento”. Los seis forman parte de una comisión especial del Grupo Bilderberg.

Pasan por varias salas, de lo que hoy es el Museo de Cine de Italia y les dirigen a una estancia secreta, en la que cómodamente comienzan a trabajar para arreglar el mundo. Se habla en inglés, pero (para desgracia de los traductores) el chino y el indio, se ponen los cascos de traducción simultánea para seguir la reunión.

Del deporte no es salud

Del deporte no es saludLa desgracia para los traductores no es que tengan que trabajar traduciendo. La desgracia, es que el secreto de la reunión es tal, que una vez finalizada los traductores son sometidos a una serie de tratamientos químicos, para que no recuerden si quiera donde han estado (lavado de cerebro, nivel Dios).

  • ¿Cómo está la situación? -pregunta el ruso.
  • Es insostenible, os acordáis como estaba cuando comenzaron a criminalizar el tabaco y no tomamos medias, pues parecido – contestó el nortemaricano con acento de Tejas.
  • No podemos consentirlo, no hicimos nada y ya la gente casi no fuma.
  • El mensaje de que el deporte es salud ha calado hondo en casi todo el mundo. Mirad el caso de España, hay gente incluso que ya no se echa ni la siesta por salir a correr o ir a nadar.
  • Que locura.

Después de la argumentación del mejicano, el de mayor edad, también norteamericano, tomó la palabra con voz pausada y todos callaron.

  • Señores, como bien sabemos todos, nuestra sociedad no se mantiene de ilusiones, de que nos hagamos cuatro preguntas todos los días, de que sonriamos más o de que veamos crecer felices a nuestros hijos. Eso es lo que hemos vendido desde hace años, para que la gente trabaje y crea que puede ser feliz.

Nuestra sociedad se mantiene, por el trabajo de la gente, porque sigan como si fueran un hámster en una rueda, corriendo sin parar para no avanzar. Si ganan cinco, han de gastar seis o al menos cinco y medio, para que no dejen de seguir en la rueda, que es la que mueve el mundo.

Todos callaban y asentían.

  • El problema del deporte es gravísimo. No aporta casi recursos en comparación con los que se dejan de consumir. Por ejemplo un corredor, pese a que le hemos metido en la cabeza que necesita además de las zapatillas, cincuenta gachets y que tiene que hacer ochenta carreras al año y cuatro maratones, apenas consume.
  • Pero no solo eso –le interrumpió un francés- casi no consume y como hemos visto, casi no enferma. Estamos tratando de poner reconocimientos médicos obligatorios, pruebas de esfuerzo, análisis, vitaminas, etc. Pero para compensar lo que dejamos de ingresar. Hemos de pensar que uno de los mayores logros económicos de la historia, puede pasar a mejor vida si esto sigue así.
  • ¿A qué te refieres? – preguntó despistado el canadiense.
  • A la obesidad. La persona obesa, consume por engordar, comida barata eso sí, pero en mucha cantidad. Normalmente también toma mucho alcohol (con sus correspondientes impuestos). Y al cabo de un tiempo, empieza a consumir sanidad, medicinas y dietas para adelgazar, en resumen uno de los mayores éxitos del capitalismo: el obeso está consumiendo por todo y toda su vida.
  • Claro pero con el deporte ocurre lo contario, no consumen casi sanidad, consume pocos alimentos y casi dejan de beber.
  • Si si y menos mal que en algunos sitios aún quedan para echar una cerveza después de entrenar que si no….
  • Pero es que además, muchas veces no usan ni el transporte, puesto que van andando o en bicicleta a los sitios, con lo que no consumen coches, no consumen petróleo, etc.
  • Creo que el plan de acción debe consistir en continuar por un lado tratando de potenciar el doping, para que la gente ya empiece a verlo como algo insano. También debemos de empezar a soltar informes de universidades de todo el mundo indicando que el deporte pone en peligro la salud, etc.
  • Esto se arreglaba con cuatro “Maradonas” y tres “Lance Armstrong”.

Justo antes de que gritaran de manera ritual aquello de ¡NOVUS ORDO SECLORUM¡, el milimétrico dron, que había conseguido colar en el edifico, fue detectado. Como pude recogí mi equipo y salí corriendo por las calles de Turín, siendo perseguido por 8 tipos de negro.

He conseguido llegar a Guardalajara donde espero que mi integridad física no corra peligro. Para disimular  voy a decir que no he corrido en todo el verano y que he engordado cinco kilos, lo anterior que quede en un secreto entre nosotros, tan real como el objeto del mismo.

Que la fuerza te acompañe.