De porque la vida puede ser maravillosa.

Había un locutor televisivo al que admiraba, que  además de repetir veinte veces aquello del “tiki taka Salinas” tenía una frase que destacaba por encima de las demás:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

En ese momento en mitad de un gol de Cristiano, de un regate de Messi o de una dejada del Kun, uno casi no prestaba atención a sus palabras. Pero luego, quien sabe si en mitad de una partida de mus o de un entrenamiento para un maratón, esas palabras quedaban grabadas en tu memoria y te acordabas de ellas.

Así, estás jugando contra el RDOS y le achantas a pares echándole un órdago don dos ases y piensas para bien:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

Sin embargo, ese domingo intentas mantener el ritmo de correr a cuatro pelaos camino de Valdenoches y ves que no te queda gasolina, teniendo por delante todavía 19 kilómetros y luego llegas a las pistas de atletismo y no hay ni una mala fuente de agua y piensas para mal:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

O por volver al fútbol. Se planta el Madrid y el Atlético de Madrid en sendas finales europeas y se vislumbra una Supercopa Europea Madrileña en el horizonte y te dices para bien:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

Entonces piensas en que el Barça ha hecho el doblete, en que ya no veremos a Iniesta y en que nadie habla de robos porque al Liverpool no le piten dos penales y si porque le piten uno claro al Madrid o no le piten alguno dudoso o difícil de ver y te dices para mal:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

De Xq la vida puede ser maravillosa

Luego te das un paseo por Guadalajara y ves lo bonita que está la ciudad con esta primavera que estalla por doquier y las múltiples actividades que acoge y te dices para bien:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

Pero de repente, te das cuenta de que han cerrado el Infantado, porque después de debatir sin cesar si le hacíamos o no una casita el noble, nos hemos dado cuenta, que se nos cae a pedazos. Y entonces rememoras un vídeo del Hombre Tardío donde pide un solar en el Infantado (sería el solar 852 en la ciudad) y te dices para mal:

– Porque la vida puede ser maravillosa.

Y para terminar rematas el artículo, ves que es viernes, ves que hace buen tiempo, que por fin acaba este invierno de los de Juego de Tronos, entonces sonríes y te dices:

– Porque puede ser y ES MARAVILOSA, QUE LECHES (1)

 

Que la fuerza te acompañe.

 

  • El QUE LECHES, en esa frase se ha de leer con énfasis para creértelo y disfrutar mejor del fin de semana. Si eres amigo de improperios, supongo que sabrás que lo puedes cambiar por que coj…., que coñ…. o que ho…. Y si eres muy fino de los del dedo meñique para arriba, podrías decir con el mismo énfasis KARACOLES o KÁSPITA (con K que queda más cool).