De mensaje en una botella

Mensaje en una botella.

Hola te mando este mensaje, con un nuevo sistema de comunicación “la botella  DeLorean”. Es una prueba para un nuevo sistema de comunicación entre el tiempo, es posible que esto nunca lo vea nadie. Pero si lo recibes por favor, mándalo publicar en el Nueva Alcarria puesto que es prueba de veracidad,  todo el mundo sabe que si lo publica el Nueva Alcarria es porque es verdad.

Estamos a 21 de marzo de 2.030 en  Guadalajara. Esta mañana de camino a mi trabajo he podido disfrutar del ambiente primaveral que todo lo impregna. Es una gozada bajar a trabajar en una ciudad libre de aquellos antiguos vehículos de combustión. Aún recuerdo aquellos tiempos no tan lejanos, en los que en cada casa, había uno, dos y hasta tres coches ¡Qué locura¡ Coches que ocupaban espacio en las casas, saturaban las calles, contaminaban nuestras ciudades e hipotecaban nuestros bolsillos.

Hace años ya, que los coches como tales son eléctricos y comunitarios (siguen siendo coches eh, están haciendo pruebas con drones, pero de momento coches). Cuando necesitas uno  lo pides con tu móvil, el coche te recoge y te lleva autoconduciéndose. Tú vas ahí repanchingado en la postura que quieras, viendo una película, jugando en realidad virtual, leyendo, descansando, durmiendo o incluso disfrutando de lo único (en función de lo que dure el trayecto o de lo que dures tú, cuestión esta que también influye).

DEL MENSAJE EN UNA BOTELLA
DEL MENSAJE EN UNA BOTELLA

Ya te hablaré también de lo que ha cambiado lo único, bueno como todo.  Algunas cosas para bien, otras no tanto. Un ejemplo hace ya mucho que no recuerdo a que sabe un buen filete de morucha. La carne de animal se ha convertido en un manjar al alcance de unos pocos o de grandes celebraciones. Los más, comemos carne “de impresora”.  Esto igual te suena raro, pero fue una predicción del mismísimo Churchill en 1931”algún día la raza humana escaparía del absurdo de criar un pollo entero para comerse la pechuga o el ala, produciendo esas partes por separado bajo un medio adecuado».

Pues bien, desde que comenzó la producción industrial de carne in vitro, el precio de la misma bajó a unos niveles, que hizo totalmente insostenible la ganadería. Si quieres ver vacas, pollos o conejos, has de ir a un zoo, ya casi no existen granjas ni nada similar. ¿Quién va a pagar por un filete 25 dólares mundiales, cuando por 50 céntimos tiene uno aunque sea de impresora? Como te puedes suponer después de esto, ya no hay veganos como tampoco nadie que pase hambre.

Ahora que ha salido el tema de los cuartos, después de la gran crisis del 22, desaparecieron todas las monedas y todo el mundo civilizado se maneja con dólares mundiales. Aunque realmente el dinero como tal no existe, no hay monedas, ni billetes, nada, solo numeritos es nuestras cuentas que traspasamos con nuestros móviles.

Nuestros móviles, madre mía lo que han cambiado nuestros móviles. Pero mejor por no hacer esto demasiado largo, si puedo la semana que viene te mando un nuevo mensaje y te sigo contando. Ya sabes mándalo al Nueva Alcarria que te pongan al lado de Don Atilano (por tu época andará el pobre apagando fuegos, si es que le meten en unos líos)  y termínalo con aquello de:

-Que la fuerza te acompañe.